Año 2037 en Madrid. La hija del ministro del interior, líder del partido ultraderechista en el poder en coalición con los liberales, lleva unas horas desaparecida. La comisaria Marrero, al frente de la recién creada Brigada Nacional de Desaparecidos, ha sido comisionada por el propio ministro para que encuentre a su hija. Varias hipótesis iniciales se plantean: fugada con un amante desconocido, secuestrada por un simple chantaje económico o quizás por motivos políticos, o simplemente está durmiendo la mona en cualquier casa de la zona protegida, donde ahora se refugian las clases pudientes apartadas y a salvo de la inmensa masa de parados y "sobrantes" que han provocado la robotización y la precariedad de la mayoría de los empleos. Unas clases acomodadas permanentemente protegidas por cámaras biométricas, drones y abundantes fuerzas policiales de disuasión ante el extraño que ose introducirse en la zona exclusiva sin permiso, viven de espaldas a la dura realidad circundante aislados en su burbuja . Los dispositivos móviles de la desaparecida, en silencio tras la desaparición, serán claves en la búsqueda que ha iniciado la efectiva comisaria Marrero.

Poliédrica, caleidoscópica, ambigua, intrigante, erótica, preñada de escenas donde parece percibirse el olor acre de la pólvora, "Asesinato en un atardecer lluvioso" constituye una nueva intriga americana del autor, siguiendo la estela de "Asesinato en un mediodía radiante", ambientada en varios Condados de la vasta geografía estadounidense, cuyo denominador común es ese aire bucólico de la América profunda, el cual se verá alterado por el influjo de perdición de un personaje que terminará por arrastrar a un intrincado laberinto de sexo, traición y muerte a cuantos se crucen en su camino.

El detective privado Ciro Blume es contratado por la redactora jefa de El Globo, Lola Colomer, para que encuentre a su marido, Pablo Gomá, director del Museo del Prado, desparecido la noche de Reyes sin dejar rastro. Los guardias de seguridad y las cámaras de vigilancia del museo acreditan y recogen la entrada del director en su despacho, pero no la salida, como si se hubiera desmaterializado y disuelto en el aire. Blume tendrá que remover los limos cenagosos que emponzoñan la vida del director, y acabará averiguando que la belleza inocente que atesora el museo arrastra con ella la sombra de lo siniestro.

Se escuchan las cadenas golpeando nuestras piernas. Vamos marcando el paso con las botas de puntera de acero. La blanca niebla hoy será nuestra aliada. Antes de llegar, coreamos al unísono: «¡Heil Hitler! ¡Heil Hitler! ¡Heil Hitler!». Jon Gerrikabeitia, vigilante de seguridad del metro de París o, como a ellos les gusta llamarlo, el tubo, aparece asesinado una mañana en el Bois de Boulogne. Valerie Allen, compañera y amiga de Jon, se verá arrastrada más allá del túnel en su empeño por dar con los asesinos de su amigo. Sin saber cómo, se verá envuelta en una misteriosa encrucijada donde los grupos de ultraderecha tratarán, a su manera, de detener los atentados yihadistas que golpean París. El teniente Alexander Mendes Pereira, con quien Valerie entabla una relación, tratará de alejarla de los peligros a los que, inevitablemente, se verá expuesta.

Con la misma intensidad narrativa y poética de Caídos del Suelo y tras el sorprendente desenlace de una historia que parecía cerrada, comienza una nueva aventura en torno a El Clan y a los presuntos ladrones de almas y sentimientos. Julia y Miguel, a quienes conocimos en el primer libro, se ven involucrados en otra intriga por resolver. Un asesinato y una serie de mensajes en clave que tendrán que ir descifrando al mismo tiempo que el lector, les guiarán hasta una misteriosa nave industrial que alberga una caja que deben tratar de abrir. Su contenido, presumiblemente peligroso para la continuidad de la organización, les llevará a vivir frenéticamente diferentes situaciones. El final, nuevamente inesperado, dejará la puerta abierta a la tercera y última entrega de la saga.

Puedes vivir durante dos años en el mismo lugar. Puedes creer conocer a todos los huéspedes con los que compartes habitaciones. Puede que creas que mañana te levantarás en la misma cama, en la misma vida, en el mismo pueblo, pero el hotel me enseñó una cosa: todos tenemos secretos.

Bonifacio Salazar, teniente de la policía secreta, que de secreta no le queda ni el recuerdo, se ve en la enojosa tarea de investigar a finales de enero de 1952 el asesinato de Ursula Inmaculada Ibáñez una de las putas mas codiciada del Idelfonsa Palace, famoso prostíbulo frecuentado por los hombres más poderosos y ricos de la sociedad habanera. Bonifacio, conocido por el susto que inspira y por los muertos que lleva a cuesta, se extraña del empeño en investigar un hecho en el que apenas reconoce el delito. Obligado por sus superiores no le queda más remedio que buscar al asesino, también debe desentrañar si ese asesinato tiene nexos con los de otras tres mujeres que aparecieron muertas meses atrás. Enmarcada en los meses previos al Golpe de Estado del 52, en Cuba. Época va más allá de la simple investigación policial. No es solo una novela de asesinados y asesinos, pretende ser además, el reflejo inequívoco de un tiempo de furia y de tormenta.

En la inauguración en París de la galería de arte Echoes, Alejandro Damasco, un pintor poco conocido, se dispone a saltar a las primeras páginas de todos los periódicos con una impactante presentación que dará la vuelta al mundo. La simulación planeada para lograr una gran repercusión mediática, comienza a convertirse en un suceso demasiado real, tras el que se ocultan los intereses de poderosas organizaciones. Damasco no es el único artista interesado en lograr la fama: el poeta Eric Verbot y otros creadores singulares, comprobarán que su excepcional talento y sus ambiciones de alcanzar reconocimiento, captan también la atención de los responsables de un proyecto ultra-secreto relacionado con la mente y la seguridad internacional, en el que se han invertido millones de dólares y años de investigación. Seis talentos geniales dispuestos a todo para lograr el reconocimiento y la fama, acabarán encontrando algo mucho más peligroso. ¿Cuál es el poder oculto que todos ellos comparten y ni siquiera sospechan?

Un pueblo en las montañas toscanas donde todos se conocen, rodeado de bosques y leyendas. Un invierno abrumador que todo lo cubre con su pesada capa de nieve. Y un viejo conocido, Giulio Rodari, que regresa a su hogar para cumplir arresto domiciliario, acusado del asesinato de su exnovia. Sin embargo, Giulio no recuerda nada de lo ocurrido. En su memoria hay un vacío impenetrable, una dolorosa amnesia como la que parece afectar al pueblo, que intenta olvidar desde hace años el Día del Puente, que acabó con la vida de siete personas. Bajo un manto plácido e idílico en apariencia se ocultan tóxicos misterios, pero todo se desvelará cuando se derrita la nieve y florezca el espino blanco.