Cuando Coraline atraviesa una de las puertas de la casa nueva de su familia, se encuentra que hay otra casa extrañamente similar a la suya (aunque la nueva sea, definitivamente, mejor). Al principio, todo parece maravilloso: la comida es más sabrosa que la de casa y el cajón de los juguetes está repleto de angelitos de papel que vuelan solos y de calaveras de dinosaurios que parecen vivas y se arrastran haciendo castañetear los dientes. Pero resulta que hay otra madre que vive ahí, y otro padre, y quieren que Coraline se quede con ellos y se convierta en su pequeña. Quieren cambiarla y no dejarla ir jamás. Coraline tendrá que enfrentarse a ellos con todo su ingenio y las herramientas que encuentre, si es que ha de conseguir salvarse y volver a su vida normal.

En Nueva York se producen varios asesinatos con un denominador común: cianuro mezclado con una bebida y, en cada uno de los cadáveres, una hoja prendida con un alfiler de cabeza negra en la que puede leerse la misma frase, escrita con letra infantil: «Seis cerezas y media». La capitán Ellen Carruthers, ayudada por la doctora Abigail Reeves, toxicóloga de la policía, comienza una carrera frenética para descubrir y detener a quien parece ser un asesino en serie.

Cada año, la noche de San Marcos, Blue Sargent acompaña a su madre al camino de los espíritus para ver a los que morirán en los siguientes doce meses. Sin embargo, este año es distinto: Blue, la única de su familia que no tiene facultades adivinatorias, ha visto a uno de estos espíritus, y eso solo puede significar que es su amor verdadero o que lo va a matar. Él se llama Gansey y es el estudiante más rico del colegio privado más elitista de la zona, la Academia Aglionby, cuyo emblema es un cuervo que todos los estudiantes llevan bordado en el jersey. Junto a Adam, un estudiante brillante, celoso del poder económico de sus compañeros; Ronan, un chico con problemas emocionales desde la muerte de su padre, y Noah, el observador taciturno que apenas habla, forman los chicos del cuervo, y están empeñados en descubrir la ubicación de la tumba del último rey galés, Glendower, el Rey Cuervo. Blue sabe que debe mantenerse alejada de ellos, porque los chicos del cuervo siempre traen problemas. Aunque nunca podría imaginarse el siniestro y oscuro mundo que los rodea, donde la magia dejará de ser un juego para convertirse en una amenaza mortal.

Sean Cartwright ha conseguido un ascenso en la empresa para la que trabaja. Se ha mudado a Washington, con su esposa Sara y su hija Anne, y ahora vive en una casa enorme en la que cabe incluso un jardín con un laberinto de césped. Todo aquello se parece a la felicidad absoluta que muestran las publicidades. Sin embargo, poco a poco Sean se dará cuenta de que ha ingresado en otro tipo de laberinto, mucho más oscuro y tenebroso que el del jardín de su casa. Ignorará las primeras señales, hasta que los hechos lo obliguen a tomar consciencia de la situación. Sean se dará cuenta de que ha descuidado lo más valioso, y ha caído en las garras de seres perversos. Ahora, por el bien de su familia —y a la manera del mítico Teseo—, deberá combatir a su propio Minotauro. Laberinto se Sangre nos sumerge en el lado sórdido del mundo en que vivimos y a la vez es una novela trepidante, que con cada página crece en intensidad.

Cameron West es un detective retirado de Filadelfia, que arrastra consigo un complicado pasado. Hijo mayor de una familia sin padre, siempre sintió la responsabilidad de proteger y enseñar a sus dos hermanos, aunque ellos nunca lo oyeron y terminaron involucrados en el crimen y las drogas. Un día, una terrible noticia llega a oídos de Cameron: en Boston, Massachusetts, un narcotraficante es asesinado. Es Donovan, el más pequeño de sus hermanos. Con el gran dolor de haber fracasado en su intento de ayudar a su familia, el detective moverá cielo y tierra para encontrar al asesino y llevarlo ante la justicia. Para esto, necesitará la ayuda de la inspectora a cargo de la investigación, María Giganti. Cameron cuenta con sus rápidos puños y una sangre fría excepcional para introducirse en el ambiente de las mafias locales. El sentimiento de culpa que le corroe el alma hará el resto.

¿Existe un día señalado para el fin de la humanidad? Cuando un anciano muere en extrañas circunstancias en la residencia donde vive su abuelo, Daniel se da cuenta de que él es el único que ve el rastro de un crimen sin resolver y no un simple y desdichado accidente. Daniel Ackroyd y El Club del Crimen unen esfuerzos para atrapar a un escurridizo asesino en una investigación que revelará las claves para comprender qué hay de cierto en las profecías y anuncios sobre el fin del mundo. Si te gustó la Trilogía de la Conspiración ("El enigma de la lápida", "El manuscrito secreto" y "El secretos del peregrino") y "El Club del Crimen", no te pierdas la continuación de la saga, que te desvelará oscuros secretos y misterios que pondrán a prueba tu capacidad deductiva. Un genial homenaje a las novelas policíacas de Agatha Christie y a las novelas juveniles de aventuras y misterio como Los Cinco y Los Tres Investigadores.

íVuelve Fermín Escartín! Lalana rescata del silencio a su héroe más real y entrañable y lo pasea desde Tarragona hasta Lima para resolver el caso más desafiante de su vida y, también, íde sus páginas!

Una persona armada y enmascarada obliga a la gente a punta de pistola a hacer ciertas cosas, cada una de las cuales saca despiadadamente los secretos de todo el mundo a la superficie. Anorexia, arrogancia, robos, mentiras -se abren enormes abismos que estaban cuidadosamente ocultos tras pulcras fachadas. Fiona lucha enmudecida ante su incapacidad de actuar, Mark se crece y el señor Filler se mueve entre la agresión y la pasividad. Cuando el atacante finalmente es descubierto, los límites de la normalidad se han excedido tanto que ya no hay vuelta atrás para nadie.