Numeroso y, a causa de los avatares de su prolongada historia, en ocasiones confuso, el panteón egipcio y los mitos que lo acompañan es uno más de los muchos tesoros que encierran las tierras del Nilo. Adecuada y oportunamente ilustrado, " Dioses y mitos del antiguo Egipto " recoge de forma clara, sintética y accesible la numerosa información referente a este campo desperdigada tanto por los antiguos textos escritos en tiempos de los faraones (en pirámides, sarcófagos y " El Libro de los Muertos " ), como en las obras escritas en la Antigüedad por escritores griegos y romanos. Provista de numerosos y útiles apéndices, esta obra de Robert R. Armour resultará de suma utilidad para quien quiera moverse con agilidad por este intrincado dominio y una fuente de disfrute tanto para el amante del antiguo Egipto como para el aficionado a los mitos y las historias maravillosas.

El mal no es algo novedoso; ha estado con nosotros desde tiempos inmemoriales. Pero sí hay algo nuevo en el tipo de maldad que caracteriza nuestro mundo contemporáneo líquido-moderno. El mal se ha vuelto más penetrante, menos visible, se oculta en el tejido mismo de la convivencia humana y en el curso de su rutina y reproducción cotidiana. En su forma presente, el mal es difícil de detectar, desenmascarar y resistir. Nos seduce por su ordinariedad y luego salta sin previo aviso, golpeando aparentemente al azar. El resultado es un mundo social que es comparable a un campo minado: sabemos que está lleno de explosivos y que las explosiones ocurrirán tarde o temprano, pero no tenemos ni idea de cuándo ni dónde ocurrirán. En Maldad líquida, Zygmunt Bauman y Leonidas Donskis guían al lector a través de este nuevo terreno en el que el mal se ha vuelto más ordinario y más insidioso, amenazando con despojar a la humanidad de sus sueños, proyectos alternativos y poderes de disentir en el momento en que más se necesitan.

Retrato del Libertino es quizá el libro más literario de Escohotado, y sin duda aquel donde se explaya en términos más personales. Desde distintas perspectivas, que empiezan con las modalidades y justificaciones del amor carnal, perfila elementos para una teoría contemporánea de la salud. Demorándose en el diario de un anónimo victoriano -que redactó "el más extenso informe jamás escrito sobre la experiencia erótica de un ser humano del sexo masculino"- Escohotado pasa revista a pasiones como la lujuria, la hipocondría, el juego y la ebriedad, sin olvidar el horizonte de la vejez y una buena muerte. En palabras del autor, se trata de "aceptar la corporeidad como inmediatez del espíritu, considerando que esa aceptación es una manera de replantearse cotidianamente la belleza".